Tratar de afrontar y evitar evitar.

tiempo Tiempo aprox. de lectura: 00:03:12
tiempo Total lecturas: 1433
tiempo Total comentarios: 0
Autor: Antonio - 26/06/2009

Algunos hombres observan el mundo y se preguntan " ¿Por qué?". Otros hombres observan el mundo y se preguntan " ¿Por que no?". George Bernard Shaw.

Si bien es cierto que todas las personas estamos expuestas a múltiples acontecimientos vitales, algunos positivos, otros negativos y la mayoría de ellos con una valencia afectiva neutra, no todos reaccionamos igual ante ellos ni todos sucumbimos, nos paralizamos o por el contrario fácilmente los encaramos y superamos.

Los acontecimientos vitales son ineludibles y van a estar presentes en el transcurso de nuestra vida, entendemos como acontecimientos vitales; embarazos, nacimientos, pérdidas afectivas, la muerte de seres queridos, los despidos o cambios laborales, las enfermedades, los cambios radicales en nuestros hábitos de vida como un traslado, un cambio de trabajo, un tránsito vital como la jubilación, la adolescencia, la madurez, la emancipación de los hijos, etc...

Van a poner a prueba nuestras capacidades, dos de ellas saludables, el afrontamiento y la superación, una terriblemente perjudicial, la evitación.

Afrontar significa encarar el problema sabiendo que el malestar o la ansiedad van a ser la primera etapa, pero es el único mecanismo que nos va a proveer de sensaciones de dominio y control. Después del afrontamiento llega la superación, el planteamiento correcto del problema y la solución eficaz en forma de la respuesta elegida. Es este mecanismo el que fortalece a la persona y le hace aprender nuevas habilidades, fomenta su autoestima y mejora su seguridad.

La evitación es el camino disfuncional, es como un callejón sin salida, la persona pospone el conflicto y aparece una sensación de alivio inmediata que rápidamente se convierte en falso alivio pues deja paso a la culpa y al remordimiento cerrándose de esta forma un círculo vicioso y recurrente. Podemos fácilmente convertirnos en adictos a la evitación. 

 

Autor: Antonio - Fecha: 26/06/2009

 Dejar comentario
Comentarios 0
 
 Dejar comentario
Comentarios 0